EL ORIGEN DEL BRINDIS


Según el diccionario de la Real Academia Española, la palabra “brindis” viene del alemán:

(DEL AL. BRING DIR’S, “YO TE LO OFREZCO”).
1. M. ACCIÓN DE BRINDAR CON VINO O LICOR.

Bring dir´s = Brindis. Pero ¿qué era lo que ofrecían los alemanes? ¿ y para quién era lo ofrecido?
Con inocencia, nosotros llamamos brindis al acto de levantar las copas para celebrar bodas y aniversarios. El gesto, que fue festivo para los germanos, recuerda el triunfo sobre Roma sucedido el 6 de mayo de 1527. Una victoria que culminó con la entrada brutal de las tropas quesaquearon la ciudad. El escritor Pablo Maurette, en un artículo en la revista “Ñ”, escribe la historia desde el punto de vista de los romanos y detecta pasajes del saqueo que contienen todo el horror:

En sus memorias del saqueo, Marcello Alberini recuerda padres degollando a sus mujeres e hijas para salvarlas del deshonor a manos de los mercenarios españoles, recuerda a los Lansquenetes luteranos jugando al fútbol con las calaveras de San Pedro y San Pablo por las calles del Trastevere, recuerda piernas, brazos y torsos a medio sepultar que apestaron las calles durante meses, recuerda la Basílica de San Pedro convertida en establo para los caballos de Carlos V, pero sobre todo recuerda los gritos, que en su memoria atribulada acabaron siendo un solo grito, descarnado y ensordecedor, que duró meses, años.

Saco de Roma. 6 de mayo de 1527. Por Martin van Heemskerck

“Yo te la ofrezco”, “Bring dir´s” , habría sido entonces lo que dijeron con las copas llenas de vino los militares triunfante al entregarle Roma desangrada a Carlos V.  La celebración de unos, como pasa muchas veces, recuerda el horrible desastre de otros. Desde ahí vendría el pasado del brindis.

MEZCLAR LAS BEBIDAS

Pero esta historia tiene poco que ver al origen que se relata en inglés, donde, entre otras, se asocia al acto de chocar las copas con el propósito de mezclar las bebidas y evitar los envenenamientos. “The International Handbook on Alcohol and Culture” tiene a su vez otra versión,  dice que:

“Es probablemente (que el brindis) sea un vestigio de las antiguas libaciones de sacrificio, en las que un líquido sagrado era ofrecido a los dioses: la sangre o el vino se daban a cambio de un deseo que se sintetiza en las palabras “¡larga vida!”

Como tantos gestos que acompañan los saludos y las ceremonias, el sentido exacto del brindis puede haberse perdido en el pasado para siempre. Sin saber del todo lo que estamos haciendo, la semana próxima, al hacer nuestros brindis, vale la pena recordar que:

1.- Podríamos estar evocando la alegría de aquellos que saquearon, violaron, mataron y decapitaron a los habitantes de Roma para ofrecérsela a Carlos V (“Bring dir´s”).
2.- Podríamos estar tratando de mezclar nuestras bebidas por miedo a que nuestros enemigos hubieran colocado veneno en las copas.
3.- Podríamos evocar un acto tan antiguo, que recuerda la época en la que bebíamos sangre como tributo a los dioses.

Chinchin.

Hay 1 comentario

Add yours